Estudio y Comprensión del Medio Social

A mis alumnos con cariño

HISTORIA DE LOS DESCUBRIMIENTOS (Descubridores Portugueses y Españoles)

Publicado el 10 de Agosto, 2008, 20:04. en General.
Referencias (0)

Historia de los Descubrimientos

No existe una fecha precisa que marque el fin de la Edad Media y el principio de lo que se ha dado en denominar Tiempos Modernos. Pero durante los siglos XV y XVI la civilización cambió mediante transiciones insensibles, y Europa Occidental entró en una nueva era.

Un gran número de causas concurrieron a producir estas transformaciones. Entre las principales se debe colocar los grandes descubrimientos geográficos y las grandes invenciones.

Entre estas grandes invenciones se encuentran la brújula, la pólvora, el papel de trapos y la imprenta. En realidad, solo la imprenta es una invención europea del siglo XV. Las otras tres proceden de oriente y son anteriores al siglo XIV, y no se perfeccionaron hasta el siglo XIV y sobre todo en el siglo XV.

              Image Hosted by ImageShack.us                                  Image Hosted by ImageShack.us

                    Partes de una Brújula                                            Imágen de una Brújula

En los últimos años del siglo XV y principios del XVI, el mundo se ensanchó para los europeos. Al sur, en el océano Atlántico, descubrieron el África meridional; al este, las partes del Asia ribereña del océano Indico, y al oeste, un nuevo continente, América.

Estos descubrimientos fueron sobre todo obra de los portugueses y los españoles, cuya gloria recayó principalmente en Vasco de Gama, para el África y el Asia, y en Cristóbal Colón para América. Tuvieron por causa principal el deseo de encontrar un nuevo camino para ir a las Indias, país de mercancías preciosas. Igualmente se hicieron posibles por el conocimiento de la brújula, los progresos en el arte de la navegación y la curiosidad científica y geográfica. Tuvieron como primer resultado asegurar a Portugal y España la posesión de inmensos imperios coloniales, hacer de estos dos reinos los más ricos de Europa en el siglo XVI, y por repercusión, enriquecer igualmente a los Estados vecinos.

                                                         Image Hosted by ImageShack.us

                                                         Image Hosted by ImageShack.us

                                                                 VASCO DA GAMA

                                                                 VASCO DA GAMA

Hacia lo desconocido

Aunque se conocía la existencia de África y el lejano Oriente, las dimensiones de estos continentes, al igual que sus características humanas y geográficas, eran ignoradas.

Durante casi toda la Edad Media los conocimientos europeos sobre navegación se reducían tan solo al limitado marco del Mediterráneo, el mar del Norte y las zonas costeras del Atlántico. Aunque se conocía la existencia de África y el Lejano Oriente, las dimensiones de estos continentes, al igual que sus características humanas y geográficas, eran ignoradas o se tenía de ellas una idea muy deformada, basada en los relatos y leyendas narrados por los comerciantes y viajeros europeos y en los imperfectos estudios llevados a cabo por los sabios musulmanes. Con el fin de paliar estas deficientes técnicas, en el siglo XIII comenzaron a fundarse escuelas de geografía y cartografía en Génova, Venecia, Mallorca, Barcelona y Portugal, donde se confeccionaron los primeros portulanos (mapas de líneas costeras) y cartas marinas (mapas de corrientes). Sin embargo, las primeras expediciones realizadas por las costas africanas, la de los hermanos Vivaldi (genoveses), en 1291, y la de Jaume Ferrer (mallorquín), en 1346, demostraron con su desastroso fracaso la imposibilidad de navegar por el Atlántico sin contar con unos medios técnicos adecuados (los hermanos Vivaldi nunca retornaron).

Image Hosted by ImageShack.us
Portulano

 

En el siglo XV, los investigadores humanistas se plantearon la necesidad de acudir directamente a los textos clásicos, prescindiendo de las traducciones e interpretaciones árabes que, con frecuencia, incluían errores en los cálculos de latitud, distancias, etc. El más importante de estos estudiosos fue Pierre d"Ailly, el cual demostró en su libro Imago Mundi, basado en textos de Ptolomeo y Estrabón, la esfericidad de la Tierra e indicó además la posibilidad de alcanzar las costas asiáticas navegando hacia el oeste.

Al mismo tiempo, las escuelas de navegación, sobre todo las portuguesas (Sagres), desarrollaron un nuevo tipo de embarcación fundada en las técnicas náuticas del Mediterráneo, el mar del Norte y el Extremo Oriente (conocidas por medio de los comerciantes italianos), que se adaptaba perfectamente a las características marítimas del océano Atlántico: la carabela. La combinación de velas cuadradas, de origen oriental, y triangulares (aparejo latino, que permitía navegar contra el viento), junto con la utilización de un timón largo y una quilla curvada y alta, que proporcionaban mayor seguridad y fortaleza al barco, fueron las innovaciones básicas que presentaban las carabelas y las naos (dotadas estas últimas de un mayor número de velas triangulares).

                                                       Image Hosted by ImageShack.us
                                                              Antiguo Planisferio

                                                       Image Hosted by ImageShack.us
                                                              Antiguo Planisferio

Los descubridores portugueses

En el siglo XV, Portugal se destacó por iniciar importantes expediciones para realizar nuevos descubrimientos.

El infante don Enrique, tercer hijo del rey don Juan I, regularizó y fomentó aquella inclinación, y los primeros que se pusieron en marcha (1419) descubrieron una isla que muy posiblemente conocieron los cartagineses y que llamaron Madeira, donde el infante mandó plantar cepas procedentes de Grecia.

Los portugueses arribaron sucesivamente al cabo Bojador y al cabo Blanco. En 1486, Bartolomé Díaz, llegó al cabo en que termina el África y le llamó cabo de las Tempestades; pero el rey don Juan mudó aquel nombre por el de Buena Esperanza, que es el que le ha quedado.

El 8 de julio de 1497 salió de Lisboa una escuadra de cuatro buques pequeños, de menos de 100 toneladas, con 160 hombres de tripulación, mandado por Vasco de Gama. Después de haber doblado el cabo, la flota atracó en la costa oriental de África, donde se extrañaron mucho de encontrarse otra vez con los moros. Desde este punto navegó hasta la India y, a continuación, los comerciantes lusitanos comenzaron a establecer factorías (establecimientos de comercios en un país colonial) en la costa de Malabar. El oro, el marfil, las especias y las telas preciosas enriquecieron a los portugueses. Tras los traficantes, llegaron los misioneros.

Image Hosted by ImageShack.us


Los descubridores españoles

Mientras los portugueses buscaban el camino de la India por el sur y daban la vuelta a África, el genovés Cristóbal Colón lo buscaba por el oeste por cuenta de la Corona de Castilla, y descubría, sin sospecharlo, un nuevo continente: América.

Aunque es probable que existieron algunos contactos entre Europa y América antes de los viajes de Colón (expediciones fenicias y romanas, asentamientos normandos en Terranova y la península del Labrador durante el siglo XI), lo cierto es que hasta la llegada de los españoles no se tuvo conciencia de la posibilidad de llegar a un nuevo continente navegando hacia el oeste por el océano Atlántico.

Es muy posible que Colón tuviera noticias de la existencia de tierras al otro lado del mar por el relato de algún marinero que hubiera viajado con anterioridad a América; este conocimiento previo de la ruta hacia la India explicaría el apoyo incondicional de los frailes del monasterio de La Rábida a sus proyectos, así como los extraordinarios privilegios que consiguió de los Reyes Católicos en las Capitulaciones de Santa Fe. En cualquier caso, Colón era un comerciante muy familiarizado con la navegación mediterránea, ya que era genovés) y atlántica (residió en Portugal desde 1476), y conocía bien las teorías de Pierre d"Ailly y Paolo dal Pozzo Toscanelli, cosmógrafo italiano, sobre la esfericidad de la Tierra; sabía, pues, que era posible alcanzar Asia (las Indias) navegando rumbo al oeste. Sin embargo, el proyecto de Colón partía de dos premisas falsas: creía que la Tierra era mucho más pequeña de lo que es en realidad, debido a que las traducciones árabes de los griegos Eratóstenes y Ptolomeo habían transcrito las dimensiones del diámetro terrestre con un error del 20 por ciento, y además no podía imaginar la existencia de un nuevo continente entre Europa y Asia.

                                                                 Image Hosted by ImageShack.us
                                                                   Imágen de Cristobal Colón

                                                                 Image Hosted by ImageShack.us
                                                                   Imágen de Cristobal Colón

El viaje de Colón

Colón suponía que el territorio de la India se inclinaba mucho hacia el este. Por lo mismo, pensaba que su empresa consistía en llegar al subcontinente indio sin doblar en el cabo de Buena Esperanza en África, sino atravesando el Atlántico, inexplorado hasta entonces.

Colón, rechazado en Génova, en Portugal y en Inglaterra, se dirigió a los soberanos de España, Isabel y Fernando, que muy ocupados con el sitio de la ciudad de Granada, tardaron en escucharle. Un solo hombre, fray Juan Pérez, comprendió el genio de Colón y supo hacerle comprender a la reina. Conquistada Granada, Isabel llamó al genovés, financió su empresa, y el 3 de agosto de 1492 salieron del puerto de Palos tres pequeñas naves: la nao Santa María, gobernada por Colón, y las carabelas la Pinta y la Niña por los hermanos Martín Alonso y Vicente Yáñez Pinzón. Llegaron a las islas Canarias y desde aquí se lanzaron a lo desconocido. En repetidas ocasiones vieron islas flotantes de verduras y pájaros que les hicieron creer en la proximidad de alguna tierra; pero estas esperanzas se desvanecían, y mientras así se alejaban del mundo conocido penetrando más y más en la inmensidad, la inquietud y el temor se apoderaron de los ánimos. Por fin la tripulación se sublevó, quiso volverse a España, y Colón tuvo que emplear toda su maña y energía para disuadir a sus hombres de aquel intento. Pero en la noche del 11 de octubre un marino de la Pinta, que iba la primera, grita: ¡Tierra! En la mañana del 12 de octubre desembarcaron en ella. Colón la bautizó con el nombre de San Salvador (los nativos la llamaban Guanahani). Formaba parte de las Islas Bahamas, y es hoy denominada Isla de Watling, al norte de Cuba.

                Image Hosted by ImageShack.us                                           Image Hosted by ImageShack.us
                                                                                                                                
     Colón expone su proyecto de viajar al Oeste                        Colón demuestra la redondez de la Tierra

                                                           
                                                                                                                                 

En su primer viaje (1492-1493) Colón solo descubrió islas: las Bahamas, Cuba y la Española (hoy Santo Domingo). En el segundo (1493-1496) arribó a varias de las pequeñas Antillas; en el tercero (1498-1500) vio las bocas del río Orinoco (Venezuela) y llegó al continente sin saberlo; por último, en el cuarto (1502-1504) reconoció las costas de Colombia que dan al mar Caribe.

El genio de Colón tuvo envidiosos. Al regreso de su primer viaje todo fueron favores; pero a la vuelta del segundo se enfrió el entusiasmo. Contaban con que traería un cargamento de oro y trajo muy poco. Al tercero comenzaron las persecuciones; cargado de cadenas y acusado de traidor, Colón volvió a Europa. La reina Isabel se apresuró a borrar la afrenta; sin embargo, Colón no pudo marchar de nuevo hasta pasados cuatro años, y cuando llegó al frente de la Española le prohibieron que desembarcara. Durante largo tiempo se vio privado de todo socorro en la costa de Jamaica, donde había zozobrado, y anduvo errante por el mar de las Antillas. En España, el rey Fernando lo recibió con frialdad; su protectora, Isabel, agonizaba. Abatido por los pesares, Colón no sobrevivió a la reina más de dos años (1506). Ni siquiera tuvo la satisfacción de que las nuevas tierras llevaran su nombre. La posteridad dio a América el nombre del navegante florentino Américo Vespucio, que en 1499 arribó al continente.

Una vez hallado el camino, los descubrimientos se sucedieron con rapidez. En 1513 Vasco Núñez de Balboa atraviesa el istmo de Panamá y entra el primero en el océano Pacífico. En 1518 Juan de Grijalva descubre México y muy pronto Hernán Cortésemprende su conquista. El descubrimiento del Pacífico por Balboa y la primera circunnavegación de la Tierra realizada por Hernando de Magallanesy Juan Sebastián Elcano entre 1519 y 1522, demostraron en forma definitiva la esfericidad de esta y la existencia de un nuevo continente.

          Image Hosted by ImageShack.us

          Image Hosted by ImageShack.us

 


Sindicación

Enlaces